Actividades Recientes

Loading...

miércoles, 21 de enero de 2015

Concurso de ensayo H16


viernes, 9 de enero de 2015

Discurso integro del Presidente Hipólito Mejía el 8 de enero

Discurso integro del Presidente Hipólito Mejía el 8 de enero



Pueblo dominicano:
El inicio de un nuevo año nos ofrece la oportunidad de reflexionar sobre nuestras vidas a nivel personal y, sobre todo, en lo que respecta a nuestro futuro como nación.
Es a partir de esa reflexión que he ponderado algunos temas que considero relevantes para nuestra patria.
En los últimos meses, he recorrido palmo a palmo el país. He conversado con la gente, escuchando con atención sus quejas, temores e inquietudes.
De manera particular, he recorrido nuestros campos y he sentido de cerca la necesidad de nuestros productores agrícolas de tener acceso a las nuevas tecnologías, enfatizando en la investigación, la extensión y la capacitación, para fortalecer la base alimentaria del pueblo dominicano y exportar para generar divisas.
He visto el enorme deseo que tiene nuestra gente de progresar, y su compromiso con un mejor destino. Un destino que, estoy seguro, podemos construir entre todos.
Estoy convencido de que la mayoría de nuestra población necesita y quiere vivir en un país mejor.
Un país que nos ofrezca la oportunidad de alcanzar una vida digna en base al trabajo decente y honrado.
Un país donde las mujeres y los jóvenes reciban el apoyo necesario para desarrollar sus capacidades en un marco de equidad y respeto.
Un país que cuide a cada niño o niña con amor y le ofrezca la protección y el apoyo necesario para el desarrollo de sus potencialidades.
Un país donde los envejecientes sean protegidos y valorados con gratitud.
Un país donde la cultura, la recreación y los deportes sean espacios de encuentro, creatividad y esparcimiento para todos los sectores.
Un país solidario donde se enfrente la pobreza y la desigualdad, y en el cual se trabaje por el bienestar de todos.
Un país donde las personas con cualquier tipo de discapacidad encuentren las puertas abiertas para su inclusión a la vida productiva y social.
Un país donde el Estado de Derecho, la independencia y rectitud de la Justicia y el respeto a las instituciones, prevalezcan por encima de los intereses particulares de quienes detenten el poder.
Un país con instituciones y autoridades transparentes, que rindan cuenta y combatan la impunidad, sin dejar de sancionar todo tipo de corrupción.

Un país donde el crecimiento económico y la creación de riquezas vayan junto al desarrollo humano, la equidad y el bienestar social.
Un país donde los sectores productivos reciban el apoyo que necesitan para ser competitivos y crear empleos, a fin de que nuestros jóvenes y mujeres tengan la oportunidad de obtener un trabajo digno y decente.
Un país donde los ciudadanos se sientan seguros y protegidos de la amenaza que causan la delincuencia y el crimen.
Un país donde la gente no sea golpeada constantemente por el incremento del costo de la vida.
Un país donde tengamos la cobertura de los servicios de salud necesarios para que una enfermedad catastrófica no se convierta en una sentencia de muerte, especialmente para las familias de escasos recursos.
Un país donde se garantice la continuación de los esfuerzos que se han hecho para impulsar la educación, enfatizando, a partir de ahora, la educación para el trabajo, la educación para el desarrollo de la nación y satisfacer la demanda de recursos humanos que tienen los sectores productivos.
Un país que recupere su prestigio en el escenario internacional, mediante la eficiencia de su función diplomática y consular, sin dispendio ni favoritismo.
El diálogo con la gente me ha convencido de que la sociedad dominicana quiere que el gobierno que conduzca la nación a partir de agosto del año 2016, esté en manos responsables, honestas y solidarias que enfrenten con determinación los problemas estructurales del país.
En ese diálogo, también he percibido el temor de que en el año 2016 nuestro país vuelva a caer en las mismas manos de quienes lo saquearon en beneficio propio.
Fueron precisamente esas manos arrogantes e indolentes, distanciadas de los valores y principios morales que nos legaron los fundadores de la dominicanidad, las que abrieron la compuerta a la corrupción que hoy nos arropa y desangra como sociedad.
Esas mismas manos turbias fueron las que, irresponsablemente, privatizaron las empresas públicas.
Al cerrar esas empresas, que generaban miles de empleos, no sólo dieron una bofetada a la dignidad nacional, sino que también aumentaron la pobreza y dejaron desamparadas a miles de familias. Los justos reclamos de los trabajadores de los ingenios azucareros, son un dedo acusador contra ese crimen de lesa patria.
Una consecuencia irritante de esa negación de valores es el surgimiento de una casta de funcionarios, quienes no pueden explicar el origen de la fortuna que exhiben de manera desvergonzada y altanera.
Para impedir que esos corruptos ilustrados retomen el poder, debemos aprovechar la oportunidad que nos brindan las próximas elecciones.
Señoras y señores:
Nosotros, que amamos esta tierra, tenemos el deber imperativo de unirnos, para construir una nación donde nuestra gente viva mejor.
Para erradicar la delincuencia, la corrupción y la pobreza tenemos que ganar las elecciones del año 2016, a nivel presidencial, congresual y municipal.
Para eso es necesario articular una mayoría con la participación de los sectores políticos, empresariales, religiosos, sociales, sindicales y populares, así como la de los ciudadanos independientes, comprometidos con el bienestar nacional.
La unidad de todos los sectores del país es necesaria y urgente. No se trata de un desafío de una candidatura presidencial, ni de un problema exclusivo de un partido político.
Por eso, hago un llamado a la sociedad, a los partidos políticos, a los empresarios y profesionales, a ponernos de acuerdo para sacar al país de la encrucijada a la que ha sido llevado.
Debemos integrar una boleta electoral que reserve un lugar especial a los mejores hombres, mujeres y jóvenes, representativos de esos sectores.
Estoy seguro de que así vamos a ganar la Presidencia de la República, la mayoría en el Congreso y la mayoría de las alcaldías municipales.
Señoras y señores:
El país sufre una grave crisis moral.
Parecería que mucha gente ha llegado a la conclusión de que hacer las cosas bien no tiene méritos, que no vale la pena para nada.
La corrupción no muestra límites.
Jamás en nuestra historia la corrupción alcanzó un nivel de impunidad tan alto.
Eso constituye una seria amenaza para nuestra democracia y para la paz social.
Nuestras instituciones están secuestradas.
El control que tiene un sector del PLD sobre los poderes públicos, desconoce el sentido de pluralidad y equilibrio que debe caracterizar una genuina democracia.
En ese escenario, tengo el deber de aportar lo mejor de mí, poner toda mi capacidad de trabajo y mi experiencia, para contribuir, con la firmeza y decisión que me caracterizan, a poner en práctica una agenda consensuada que haga realidad el país que la gente quiere.
Una agenda inspirada en los ideales de justicia y patriotismo del fundador de la República, Juan Pablo Duarte, cuyo natalicio conmemoramos este 26 de enero.
Al igual que Duarte, estoy convencido de que los municipios son la unidad territorial desde la cual se debe gestar el desarrollo integral del país.
He propugnado y lo seguiré haciendo, por la descentralización administrativa mediante el fortalecimiento de los gobiernos municipales y la distribución equitativa de la inversión pública para que los beneficios del desarrollo alcance a todas las provincias.
Comprometido con la tarea de hacer un gobierno con todos y para todos, quiero anunciar con claridad, que participaré en la convención para elegir el candidato a la Presidencia de la República por el Partido Revolucionario Moderno.
Como es mi costumbre, estaré siempre apegado a la búsqueda de la unidad, al respeto de los principios democráticos y al espíritu de compañerismo.
Defenderé el derecho a elegir y ser elegido que tienen todos los compañeros y compañeras a participar en una convención libre y democrática.
La situación del país es, sin lugar a dudas, demasiado grave para cruzarme de brazos.
En lo más íntimo de mi ser tengo arraigado el deseo de dejar un legado a mi país, del cual mi familia y mis conciudadanos puedan sentirse orgullosos, hoy y en el futuro.
Dominicanos y dominicanas: ratifico ante ustedes mi fe, mi optimismo, mi creencia profunda en el país, y mi compromiso con la búsqueda del bien común que nos legaron nuestros líderes ya idos.
Ahí está la fuente de nuestra inspiración, sin distinción de partidos o de colores políticos, para hacer que la sociedad se levante, airosa y llena de fe en el porvenir.
Que Dios nos bendiga e ilumine a todos y a todas.
Muchas gracias.

martes, 25 de noviembre de 2014

Mensaje del Presidente Hipólito Mejía con motivo al Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer

Mensaje del Presidente Hipólito Mejía con motivo al Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer

Hoy, al conmemorarse el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, reitero mi admiración y respeto a las hermanas Patria, María Teresa y Minerva Mirabal, cuyo sacrificio da origen a esta conmemoración.
El sacrificio de estas mujeres extraordinarias ha adquirido ribetes universales desde que las Naciones Unidas dispusieran, en el 1999, que este día fuese dedicado todos los años, a nivel mundial, a condenar la violencia contra la mujer.
Esta fecha es oportuna para reflexionar sobre las diferentes expresiones de la violencia contra la mujer dominicana.
La violencia contra la mujer tiene causas estructurales que, en el plano económico, se expresan en la falta de empleo, en la desigualdad en el pago por un trabajo similar al del hombre, en la falta de oportunidades para generar mejores ingresos, y en las dificultades para acceder a una educación técnico-vocacional que le permita aprovechar oportunidades en el mercado laboral.
En el plano político, las mujeres tienen pocas oportunidades de participar en las instancias de poder, es decir, el Congreso, el Gabinete Gubernamental y en la dirección de las organizaciones políticas en las cuales militan.
Las dificultades que tienen las mujeres para el ejercicio pleno de sus derechos reproductivos constituyen un factor de exclusión social y son una mutilación a un aspecto importante de su condición de ciudadanas.
La mujer dominicana se ha ganado el reconocimiento de la sociedad por sus aportes en la cohesión de la familia, de manera especial, por su responsabilidad en el cuidado de los hijos e hijas.
El hecho de que más del 40% de los hogares dominicanos esté encabezado por mujeres, pone en evidencia el papel que éstas desempeñan en la cohesión de nuestro tejido social.
Un problema grave de la mujer dominicana es el alto número de madres adolescentes que ni trabajan ni estudian, lo que contribuye a perpetuar el círculo vicioso de la pobreza en que están atrapadas numerosas familias de escasos recursos.
La violencia física es la expresión más dolorosa, visible e inaceptable de la intolerancia abuso contra la mujer.
El feminicidio, que en nuestro país alcanza cifras alarmantes, troncha la vida y los sueños de mujeres que tienen mucho que aportar a sus familias, a la sociedad y a su propio bienestar.
En este día, me comprometo a seguir trabajando en los siguientes aspectos para que la sociedad dominicana enfrente la violencia contra la mujer:
  1. Formulación y ejecución de políticas públicas que promuevan la participación plena de la mujer en lo económico, lo político y lo social.
  2. La creación de empleos dignos para las mujeres
  3. Fomentar el espíritu empresarial mediante el financiamiento de la micro y pequeñas empresas para mujeres
  4. Protección de los derechos laborales de la mujer.
  5. Fortalecimiento de la familia como la célula fundamental de la sociedad
  6. Impulsar la educación de la mujer desde el nivel básico hasta los niveles técnico-vocacional y universitario.
  7. Fomentar al interior de la familia la educación doméstica y una cultura de paz.
  8. Creación de redes de apoyo y asistencia a las mujeres en lo legal y en lo sicológico.
  9. Establecimiento de Estancias Infantiles para los hijos e hijas de mujeres trabajadoras, a fin de que puedan estudiar y trabajar con mayor tranquilidad.


Con esas iniciativas estaríamos honrando la memoria de las hermanas Mirabal.

HIPÓLITO MEJÍA
25 de noviembre de 2014

jueves, 13 de noviembre de 2014

Opinion: EL CANDIDATO ES HIPÓLITO

EL CANDIDATO ES HIPÓLITO
por Juan TH

Hace apenas unas semanas Hipólito Mejía comenzó a buscar la nominación presidencial por el Partido Revolucionario Moderno provocando un avispero sus adversarios que se han apresurado a pagar encuestas en los diarios para crear una percepción distinta a la realidad.
La aparición de Hipólito es un elemento preocupante dentro y fuera del PRM. Hablamos de un líder natural, ex presidente de la República, con calidad moral y política para hablar. Es de los pocos presidentes de América Latina que abandona el cargo sin expedientes de corrupción y de criminales, porque, como él mismo suele decir, ni robó, ni mató.
Como no "robó, ni mató", puede caminar el territorio nacional y el extranjero sin temor al repudio violento del pueblo, como ocurre con Leonel Fernández. Todo lo contrario. En los lugares públicos donde aparece la gente se le acerca, lo saluda, lo abraza y le pide colocarse a su lado para una foto, a la que siempre acede.
El cariño hacia el ex mandatario es más que elocuente. Su tasa de rechazo, fruto de la crisis económica que afectó su gobierno por la quiebra fraudulenta de algunos bancos privados, ha desaparecido. El pueblo sabe que Hipólito salvó el sistema financiero del país salvaguardando los dineros de 700 mil ahorrantes, como bien lo reconocieron en su debido momento los banqueros.
Como candidato per sé, Hipólito es el mejor. Su experiencia como ministro de Agricultura, como ex candidato vicepresidencial, presidente de la República, líder carismático, amado por su pueblo, lo convierten en el mejor candidato para enfrentar al candidato del PLD, no importa como se llame.
Nadie en el PRM tiene sus condiciones, ni su experiencia. Nadie tiene ese imán, ese "melao" con los humildes. Nadie se conecta con la gente pobre de manera tan natural.
En todos los años que tengo a su lado he comprobado que le gusta el trabajo en equipo y escucha a sus consejeros o asesores. No cree saberlo todo. Al contrario, suele equivocarse al hablar creyendo que puede decir todo cuanto piensa. La sinceridad lo traiciona muchas veces. Pero es de los pocos políticos capaz de reconocer sus errores y limitaciones. No anda con poses. No se cree predestinado ni un mesías.
Hipólito no lanzó su candidatura presidencial antes porque lo no creyó prudente. Antes era necesario crear un partido, una marca, una estructura, una dirección partidaria con todos sus organismos.
Montar una costosa campaña sin un partido debidamente organizado sería un error imperdonable para alguien de su capacidad y experiencia. Primero el partido, la estructura, los organismos de dirección tanto en el territorio nacional como en el extranjero. Concluido ese proceso, entonces si procede, como dice él, ir al seno de la sociedad a "la calle el medio" a buscar los votos necesarios para ganar la convención, no importa que el padrón sea abierto o cerrado.
Hipólito Mejía es ya precandidato a la presidencia por el PRM. Nunca tuve dudas de que así sería. Si alguien creyó lo contrario, se equivocó de cálculos. Como he dicho muchas veces, la historia enseña que los liderazgos no se prestan, no se alquilan, no se venden, no se traspasan ni se heredan, se ganan.
Confío en que los adversarios de Hipólito dentro del PRM, Luís Abanador, Amaury Justo Duarte, Geanilda Vásquez y cualquier otro que pueda aparecer, permitan que el proceso de elección de los candidatos del PRM y de la Convergencia se desarrolle en un clima de unidad y respeto.
Llegar al poder, desplazar al PLD del gobierno es más importante que cualquier candidatura, incluyendo la de Hipólito y la de Luís. Como digo siempre, "el todo es más importante que cualquiera de sus partes".

miércoles, 29 de octubre de 2014

Opinion: TODOS CONTRA HIPOLITO

TODOS CONTRA HIPOLITO
Por JUAN T H

Otra vez “los compadres”, algunos “amigos”, colaboradores y ex colaboradores, ex ministros y hasta ex generales, periodistas y abogados, parecen ponerse de acuerdo en una conjura para impedir que Hipólito Mejía pueda ser candidato presidencial por el Partido Revolucionario Moderno (¿?) recurriendo a elementos malsanos que en nada contribuyen con la unidad y el fortalecimiento de esa organización política.
Es una trama donde se ha invertido mucho dinero y esfuerzo para desacreditar y maldecir a un líder natural que sólo ha tratado de armar un proyecto político idóneo para enfrentar al todo poderoso Partido de la Liberación Dominicana, dueño de todos los poderes del Estado y con una fortuna enorme fruto de la corrupción, que utilizará para mantenerse en el gobierno.
El ex presidente Mejía no ha estado en campaña. Al contrario, el silencio ha caracterizado su actuación en los últimos meses. Considera –me lo ha dicho muchas veces- que no puede darse el lujo de crearle una crisis a un partido que no ha nacido. “Que lo hagan otros, no yo. Mi responsabilidad es mayor que la de los demás”, sostiene.
En ese sentido ha trabajado como el que más por la unidad y la cohesión del PRM dejando atrás las aspiraciones de los suyos, como la de César Cedeño, por ejemplo, que buscaba la secretaria general y desistió oyendo una petición que en tal sentido le hiciera Hipólito.
(Dije siempre, y lo repito, que fue un error escoger el partido de la familia Abinader y cambiarle el nombre, que era preferible hacer un partido nuevo  saliendo a las calles a recolectar firmas y llenar todos los demás requisitos. Esa sería una acción de masas. Buscaríamos para el reconocimiento más de un millón de firmas. De ese modo el PRM nacía grande y fuerte. Pero no me hicieron caso y ahora pagan las consecuencias)
Hipólito juega limpio siempre. Nunca tiene cartas bajo la manga. Pero sus contrincantes no.  Y suelen tener cartas bajo la manga o marcadas. Ahora le han tendido una conjura para que acepte  un candidato presidencial al PRM mediante un “consenso” o a través de unas encuestas, que, lógicamente, no será él.
En esa trama irrespetuosa y abusiva hay gente que habla de valores y principios democráticos. Pero sus hechos los desmienten. Las cosas que dicen de Hipólito, quienes no deberían decirlas, resultan lastimosas, propias de ingratos. (Los “ingratos no tienen memoria) Gente muy cercana a Luis Abinader anda diciendo vociferando improperios y mentiras en contra del ex presidente, tanto en el país como en el extranjero, como si se tratara de “una línea” política.
Mientras todos se abalanzan contra Hipólito, éste, actúa serenamente y con moderación para no soltar los demonios y provocarle una crisis a un partido que ni siquiera tiene sus organismos elegidos o escogidos. Prefiere no hacerle caso a los insultos de quienes no deberían, por respeto, por amistad y hasta por agradecimiento. (Odio a los desleales)
Si tan seguros están de que “Hipólito es un muerto político”, si tan seguros están de su triunfo tanto en el PRM como en las elecciones del 16, que permitan unas primarias, que dejen que sean las bases las que escojan a sus candidatos. (Hacer lo mismo que Miguel Vargas en el PRD, es una pena)
Si buscan todas las cartas, documentos y declaraciones  de Hipólito Mejía durante los últimos años verán que ha sido coherente exigiendo convención y transparencia porque es la única forma de lograr la unidad y el fortalecimiento, antes del PRD, ahora del PRM.
Yo aseguro que Hipólito no está obsesionado con ser candidato, que tampoco le obnubila volver a la presidencia del país, pero tampoco quiere que se repita la historia del PRD, el PLD, entre otros partidos, donde la democracia interna ha sido secuestrada.

Los que están obsesionados parecen ser otros: los que no quieren primarias, los que no quieren que Hipólito compita en buena lid. Parece que le temen al liderazgo del viejo, al grito de: ¡Llegó Papá!

martes, 9 de septiembre de 2014

Mensaje del Pte Hipólito Mejía via twitter, tras la muerte del comunicador Yaqui Nuñez del Risco

Mensaje del Presidente Hipólito Mejía via twitter, tras la muerte del comunicador Yaqui Nuñez del Risco


lunes, 11 de agosto de 2014

Hipólito Mejía reclama regular compras por internet para proteger al consumidor individual


Hipólito Mejía reclama regular compras por internet para proteger al consumidor individual, compuesto por jóvenes y consumidores de clase media.

El Presidente Hipólito Mejía afirma que “el Gobierno ha perdido el control sobre las importaciones y han estado ocurriendo distorsiones en el sistema de impuestos a las mercancías compradas e importadas por vía de internet y los courriers”
“El interés del gobierno de aumentar sus ingresos se expresa en la medida anunciada por la Dirección General de Aduana de dejar sin efecto las exenciones a las compras por internet menores a 200 dólares”, apuntó.
“Se requiere regular las compras por internet para proteger al consumidor individual, compuesto por jóvenes y consumidores de clase media” dijo.
El Presidente Mejía dijo que “el gobierno debe mantener las exoneraciones de impuestos a las compras por internet hasta 200 dólares, a la luz del marco legal existente”
Calificó de “ilegal” la medida anunciada por Aduana “que penaliza a los miles de ciudadanos que hacen compras menores de manera individual en el marco de la legalidad existente y como una manera de estirar su minúsculo presupuesto”
Recordó que “en el país existe un marco regulatorio fundamentado en un decreto presidencial, en una Ley y en el acuerdo DR-Cafta, que tiene también fuerza de Ley, por lo cual es ilegal”.

El texto completo de la declaración del Presidente Mejía se copia a seguidas:
“Con relación al debate sobre el cobro de impuestos a las compras por internet con un tope de 200 dólares, me permito señalar lo siguiente:
a) Es evidente que el Gobierno ha perdido el control sobre las importaciones y han estado ocurriendo distorsiones en el sistema de impuestos a las mercancías compradas e importadas por vía de internet y los courriers.
b) En el momento actual se ha originado una polémica que enfrenta los intereses de los comerciantes importadores, de los courriers y de los consumidores, con el interés del gobierno de aumentar sus ingresos.
c) Este interés gubernamental se expresa en la medida anunciada por la Dirección General de Aduana de dejar sin efecto las exenciones a las compras por internet menores a 200 dólares.
d) La disposición de Aduana, más allá de defender el interés del Estado, penaliza a los miles de ciudadanos que hacen compras menores de manera individual en el marco de la legalidad existente y como una manera de estirar su minúsculo presupuesto.
e) En el país existe un marco regulatorio fundamentado en un decreto presidencial, en una Ley y en el acuerdo DR-Cafta, que tiene también fuerza de Ley, por lo cual la medida anunciada por Aduana es ilegal.
En ese escenario entiendo que:
1) Se requiere regular las compras por internet para proteger al consumidor individual, compuesto por jóvenes y consumidores de clase media.
2) Esa regulación deberá proteger el interés del Estado, los comerciantes y los sectores productivos nacionales de prácticas desleales.
3) El gobierno debe mantener las exoneraciones de impuestos a las compras por internet hasta 200 dólares, a la luz del marco legal existente.
4) Cobrar impuestos a aquellos importadores que usan estas facilidades para hacer negocios ilícitos.

Hipólito Mejía
Santo Domingo, D.N
11 de julio del 2014

domingo, 27 de julio de 2014

Mensaje del Preseidente Hipólito Mejía por el Día del Padre



El padre es el pilar del cual depende la solidez y el equilibrio, dirige la familia hacia un puerto seguro y feliz al trabajar junto a la madre en mantener unidos a los suyos. Es el guía que mantiene el rumbo hacia metas superiores. Es el protagonista de las luchas que van más allá de la sobrevivencia y se convierten en acciones para beneficio de la humanidad. Es, en una palabra, el guía que junto a otros buenos hijos de la Patria, trabaja sin descanso para mantener encendida la llama de la libertad, de la democracia y hacer realidad el sueño de un mejor país, pero para todos.

Hipólito Mejía

27 de Julio del 2014